Nos entregamos II (¡Y lo hicimos!)

Os cuento la crónica de ayer Domingo.

Hace un par de días, entre kilos y kilos de noticias sobre corrupción política y sobres, un twitt perdido llamó mi atención. Era una foto de una de las páginas del secretísimo Plan de Seguridad Ciudadana elaborado por nuestra querida Cifuentes (AKA Barbie Cachiporra), en la que hablaba de la necesidad de establecer Lavapiés como zona de seguridad especial al existir un tipo de delincuencia específica como 15m y okupas. ¿queeeeeé?

Pues vaya disgustó me llevé, se me atragantó hasta el cocido. ¡Que soy una delincuente! Qué fuerte, que con esto del 15m no sólo no se folla sino que además me he convertido en una delincuente. Vaya cargo de conciencia. Y me planteé, ¿y ahora qué hago?, ¿me pongo una peluca como Carrillo y paso a la clandestinidad? Me pareció una buena idea, y me acerqué a Pelucas Cabello, en la Calle Magdalena para buscar mi attrezzo. Después de un par de pruebas, descubrí que la peluca encima del casco no me queda bien. Y como una es radical pero elegante, desistí la opción de la clandestinidad y me planteé la cárcel.

Total, si todos esos políticos corruptos, banqueros mafiosos, especuladores despiadados y UIP’s sangrientos no son considerados delincuentes no será tan malo que nos llamen delincuentes. ¿no?

Entre gritos en la corrala, twitter (#NosEntregamos) y mensajes en facebook hablé con mis vecinas, les conté lo que había pasado y definitivamente decidimos entregarnos en comisaría. Eso sí, llamando a la prensa, ya que íbamos a ir a la cárcel, para al menos ser tan famosos como El Vaquilla o El Torete.

Le dejé las plantas a una vecina, pagué lo que le debía al charcutero y me despedí de mi erizo.

Y de buena mañana, quedamos todas las vecinas en la Plaza de Lavapiés para despedirnos de nuestros familiares. Lágrimas, mocos y tuperwares de croquetas se intercambiaron a raudales. Nos encaminamos a la comisaría, donde para nuestra sorpresa lo que había eran otra vez nuestros amigos los UIP’s

“Buenas, somos las vecinas de Lavapiés, venimos a entregarnos ya que la Cifu dice que somos delincuentes por ser del 15m. Y como somos honradas pues venimos por nuestro propio pie. Como nunca hemos sido delincuentes venimos a preguntarles cómo hay que hacer cuando se es delincuente”.

“Pero, bueno… -dijo el mando- yo no he leído ese informe del que me habla, pero no se puede acusar a un colectivo, en todo caso a personas individuales”. También nos explicó que para ser acusados de delincuentes deberíamos haber cometido un delito. “¿Y usted que ha hecho?” “Levantar las manitas en Sol, ¿cuenta?” “No”. Luego nos explicó la Santísima Trinidad del Delito, que no entendí, porque estaba fascinada mirando un número de placa en un UIP. “Entonces señor agente –le dije- la Delegada se ha equivocado en criminalizar un movimiento social” “La delegada es mi superior jerárquica, yo no puedo hablar por ella, no soy rubia y soy de Valladolid” Luego el mando nos explicó que llamándonos torticeras no estaba haciendo referencia a nuestras preferencias sexuales. Verídico. Y en conclusión, que la Cifu no se entera de nada.

Pues nada, que al parecer lo que hace la Delegada del Gobierno es criminalizar los movimientos sociales, que no somos delincuentes, sólo vecinas. Y mi erizo feliz de verme de vuelta en casa.

 PD: Y no llegaremos a ser como el Vaquilla, pero hemos salido en diferentes medios de comunicación como Europa Press, La Marea, Periodismo Digno, El Diario, Telecinco, La Sexta… hasta llegar a ser portada de Menéame. Aquí podéis encontrar vídeos sobre la escenita tanto en bambuser como en televisión por internet. Y galerías de foteros como Zarza o Adolfo.

PD2: Ya, pensáis que exagero, que me he inventado algunas de las tontunas que cuento ahí arriba. Gentes de poca fe. Pues mira por dónde, tengo pruebas:

This entry was posted in Acciones, Más poesía y menos policía and tagged , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Nos entregamos II (¡Y lo hicimos!)

  1. Pingback: Somos unas delincuentes y nos entregamos | Toma los Barrios | Asamblea Popular de Lavapiés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.